Tecnologías de impresión con poco impacto


En el mercado existen muchas tecnoligias de impresión como son la laser o la de inyeccion de tinta, aunque en el mercado existen muchas otras tecnologías, como lo son las siguientes:
Impresoras de sublimación de tinta

Estas tecnologías se basan en el empleo de una cinta transferible formada por una película plástica. Sobre la cinta se sitúan paneles del tamaño de una página, cada uno recubierto con tinta (en estado sólido) de un color: cián, magenta, amarillo y negro (CYMK). El cabezal de impresión contiene miles de elementos generadores de calor, que son capaces de controlar su temperatura con precisión extrema. El cabezal se desplaza a través de la cinta, y el calor aplicado por los elementos calentadores hace que la tinta se vaporice, difundiéndose sobre la superficie del papel (el proceso de cambio de estado sólido a gaseoso se denomina sublimación, y de ahí el nombre de esta tecnología). El cabezal realiza una pasada completa sobre la página para cada color básico, construyendo la imagen de forma gradual. Los diferentes colores se obtienen gracias a las variaciones de calor: a mayor temperatura, más tinta se difunde y más intenso es cada color. La principal ventaja de esta tecnología es la altísima calidad de impresión que se obtiene.

Impresoras de tinta sólida

Las impresoras de tinta sólida (un sistema muy ligado a la firma Tektronix, ahora Xerox) contienen cuatro barras de color (CYMK), formadas por tinta en estado sólido. La tinta se derrite mediante la aplicación de calor, y se esparce por un tambor de transferencia, que es el que finalmente imprime cada página de una sola pasada.
Se caracterizan por tener un bajo coste de adquisición y mantenimiento, se utilizan principalmente para preparar la transparencia e impresiones de grandes dimensiones.

Impresoras de cera térmica
Por otra parte, las impresoras de cera térmica contienen una cinta formada por paneles del tamaño de una página, correspondiendo a los cuatro colores básicos (CYMK). Al imprimir, la cinta pasa a través de un cabezal de impresión térmico. Éste contiene miles de finas agujas de impresión, capaces de controlar la temperatura con elevadísima precisión. La cera se funde y se deposita sobre un papel dotado de un revestimiento especial o sobre una transparencia. La imagen final está compuesta de minúsculos puntos de cera de color.
Este tipo de impresoras ofrecen un bajo coste por pagina, sin embargo necesitan de un papel especial y además que no superan la calidad de una impresora por sublimación.

Impresión térmica autócroma
En este caso, el color se encuentra en el papel, y no en la impresora. El papel contiene tres capas de color: cián, magenta y amarillo. Cada capa se activa mediante la aplicación de una cierta cantidad de calor. El cabezal de impresión realiza tres pasadas (una por color), aplicando la cantidad de calor oportuna para activar cada capa.

.Fuente: http://tecnoimpresion.blogspot.com/