Huecograbado o Rotograbado


Aunque el huecograbado es una técnica nacida gracias a la acumulación de invenciones y perfeccionamientos técnicos, el huecograbado moderno se puede atribuir a Karel Klíc, un inventor y artista checo que desarrolló las técnicas de fotograbado basadas en el uso de máscaras de gelatina que se endurecían bajo la luz y protegían las planchas de metal de la acción de los ácidos. Eso, unido al desarrollo de las técnicas de semitonos y a la mecanización de las prensas, permitió el nacimiento en Inglaterra del huecograbado en rotativa hacia finales del siglo XIX.

El huecograbado, también llamado Rotograbado es un sistema de impresión en hueco. La zona de la imagen está tallada en la base de la forma impresora, mediante celdillas o alveolos, de esta forma la imagen aparece hundida con respecto a la zona no imprimible.
El huecograbado es el sistema de impresión más simple, el de más alta perfección, fino registro y gran velocidad permitiendo una definición de la imagen hasta hoy insuperable. Pero tiene una desventaja, los costos porque hay que grabar sus cilindros impresores, uno por cada color. Esto lleva a optar por este sistema sólo cuando las tiradas son de gran volumen.

Para imprimir, la forma impresora se sumerge en tinta liquida y mediante una rasqueta se retira el excedente de las celdillas, luego la tinta decanta sobre el soporte en blanco y del lado inverso del soporte se encuentra otro cilindro que su función es la de hacer presión, de esta forma el soporte queda impreso. Luego el soporte pasa por un sistema de secado fijando rápidamente la tinta para que puedan ingresar al siguiente modulo de color. Los equipos de hueco grabado oscilan generalmente entre 8 y 10 módulos sucesivos, cada modulo equivale a una tinta diferente. Recordemos que este sistema es directo (esto quiere decir que, la forma impresora toma contacto con el soporte a imprimir), de esta manera, el cilindro está grabado en espejo.

Hay 5 tipos de técnicas para grabar el cilindro de impresión:

El primero, es el sistema convencional, que ya está prácticamente abandonado y su característica es que los alvéolos están grabados en su superficie en forma constante y profundidad variable.

La segunda técnica, es el sistema de auto tipia que se caracteriza por los alvéolos en forma variable y profundidad constante, esto genera puntos más grandes o más pequeños.

El sistema de semiautotipia se distingue por las celdillas con superficie y profundidad variable.

El sistema electromecánico posee las mismas características que el semiautotipico pero a diferencia de este, no necesita ser grabado a través de químicos (ácido percloruro de hierro). Estos cilindros tienen la capacidad de pulirse y re-grabar nuevamente. El electromecánico emplea un cabezal con punta de diamante que penetra el cilindro para grabarlo.

El ultimo y quinto, es el sistema láser y posee las mismas características que el electromecánico, pero se reemplaza el cabezal de diamante por un láser para grabar el cilindro.

Fuente: http://vemosquehacemos.blogspot.com/2010/05/huecograbado-o-rotograbado.html