Consejos para hacer un cartel publicitario


Seguramente muchas veces has pensado o tenido la oportunidad de comunicar algo, ya sea un evento o venta de un producto. Una de las formas gráficas más comúnmente utilizadas es la del “cartel publicitario”.
Dependiendo de dónde pienses ubicar tus carteles, esta es una forma de comunicar a muchas personas, en forma rápida y resumida, las características de tu evento, o producto. En esta primera entrada, te daremos algunos consejillos a tener en cuenta, para que puedas lograr tus objetivos. Luego en futuras publicaciones te comentaremos también la forma práctica de realizar tus carteles.
Para comenzar, vamos a dividir el trabajo en algunas etapas, que te ayudarán a ordenarte en la realización, ya que te permitirá aclarar las ideas y tener claros los objetivos.
Análisis previo.

En este paso, deberás reunir la información necesaria para que luego avances en la realización. Esto es resumidamente lo siguiente:
Objetivo comunicativo del cartel

En este punto, debes definir cuál es el fin u acción que quieres que tomen los lectores al ver tu gráfica. No es lo mismo si deseas vender un producto puntual, si quieres promocionar un negocio en general, o publicitar un evento o reunión. Un error común, para cualquiera de los casos anteriores, es sobrecargar de información el cartel.
Si te fijas en la calle, verás que muchos profesionales publicitarios, tal vez presionados por sus clientes, hacen carteles cargados de texto e imágenes, en los cuales, en una vista rápida no se puede entender que es lo que se quiere comunicar o vender. Esto no debe pasar con tu cartel. Observa los dos carteles siguientes: el mensaje que infunde la fuerza de succión de la aspiradora no necesita palabras.



Si tienes mucha información que comunicar o productos que vender, debes pensar que no puedes ponerla toda en el cartel. Debes resumir lo importante y tentar al lector a que se dirija a otro lugar a buscar la información completa. Es más, un buen cartel en su forma ideal debe crearle la necesidad de buscar esa información.

Volviendo a los tipos de carteles, comentábamos dos tipos principales:
Informativo o comunicativo

Este tipo de carteles es para promocionar eventos o reuniones. Es importante que tenga un mensaje muy resumido, una imagen llamativa, que tenga relación o bien con el título del cartel, o bien con el objetivo del evento. Los datos de hora, fecha, y localidad del evento, son muy importantes, por lo que deberían ocupar un lugar importante y destacado.
Para venta o promoción de productos

Recuerda que no importa el tamaño que vaya a tener tu cartel, no debes poner más de uno o dos productos, ya que a mayor cantidad, menor espacio para cada cosa que quieras promocionar. Si tienes muchos productos que promocionar, siempre puedes poner al pie: “visita nuestra web para ver más ofertas” o “te esperamos en nuestra tienda con más ofertas como esta”, etc. Pon solo las características principales del producto, con una foto importante y bien definida del mismo. Si el precio que ofreces es la principal ventaja, destácalo con letras grandes y en negrita.

Público objetivo
Otro punto importante, es determinar previamente a quienes quieres comunicar la información el cartel. Esto va a estar mayormente determinado por el contenido del cartel, ya que si promocionas una fiesta estudiantil, sabes quienes quieres que lean tu publicidad, o si quieres vender un producto para adelgazar, es otro el público. Estas características están en el análisis previo porque son importantes en la forma que desarrollaremos el diseño luego.
Dónde lo ubicaremos

Siempre antes de empezar, debes saber en dónde piensas ubicar el cartel. Esto condicionará principalmente el tamaño. Por ejemplo, si vas a ubicar el mismo en el escaparate de un comercio al cual le deberás pedir permiso para pegarlo, es conveniente que el cartel tenga entre un tamaño A4 (210 x 297 mm.) y A3 (420 x 297 mm).

Muchas veces los comerciantes son reticentes a que les peguen cosas en sus escaparates, por lo que si les presentas algo muy grande, muy posiblemente no lo acepten. Para promociones en estands o puntos de venta, puedes expandirte un poco más en el tamaño.
Recursos técnicos.

Siempre piensa antes de realizar tú cartel, cómo harás luego para imprimirlo. Esto estará definido por varios factores. El principal es el económico. Si tus recursos son muy limitados, y quieres hacer una gran cantidad de impresos, debes diseñar tú cartel en blanco y negro. Esto puede quitarle impacto a la presentación, pero te permite llegar a mayor cantidad de público. La impresión digital en blanco y negro es más económica que la de color.
Si los recursos no son un problema, o si quieres imprimir pequeñas cantidades, debes realizar tu cartel a todo color. Esto no significa abusar en el uso del color, si no que te permitirá poner fotografías realistas y destacar textos con colores impactantes. Utiliza preferentemente papeles encapados o glossy. Si no sabes qué significa esto, se refiere a los papeles que ves como brillantes, los cuales destacan el contenido y dan mayor profesionalismo y sensación de calidad al producto, evento o servicio que estas promocionando.
Maquetación y diseño.

Aquí comenzarás a transformar tu idea en un hecho real. Es conveniente realizar los siguientes pasos:
Recopilar la información y componentes de tu cartel:

  • Imagen/es: Si el objetivo es la venta utiliza imágenes claras y grandes que el cliente pueda captar y quedarse con ello. Si lo que quieres es promocionar un evento, realiza estas preguntas antes de comenzar: ¿Cuál es el concepto o las características de mi evento o reunión? ¿Qué imagen simboliza ese concepto?, y con base a ello busca las imágenes que mas se adapten. Internet es una herramienta que ofrece múltiples opciones cuidando siempre los derechos de autor.
  • Textos: Busca un texto o palabras que acompañen y refuercen el concepto de tu imagen. Aprovecha el espacio, por lo que no es convenientes que repitas exactamente el concepto de la imagen a modo de epígrafe o descripción. El texto, debe ser una extensión de la imagen, o un slogan que amplíe la información de la misma.

Luego define lo siguiente:
  • Tamaño: Este estará determinado y limitado por los puntos anteriores, principalmente el de donde ubicaremos el cartel, y el de los recursos técnicos con que contaremos para su impresión. Para tamaños pequeños, son convenientes los formatos verticales antes que los apaisados.
  • Color: Debes cuidar aspectos como: El contraste: No uses textos o imágenes sobre fondos que no hagan contraste, por ejemplo, un texto verde sobre un fondo rojo. Esta y otras combinaciones similares producen un molesto efecto que dificulta la lectura.
  • Tipos de colores (en ocasiones los editores nos “tientan” a utilizar colores muy fuertes y psicodélicos), piensa en la claridad y en el público al que quieres orientar el mensaje. Con el color también puedes transmitir sutilmente sensaciones, o sea que en lo posible, el color debe estar relacionado con el concepto de tu cartel. Los colores cálidos (gama de los rojos hasta amarillo) dan sensación de alegría y dinamismo. Los colores fríos (gama de los azules hasta verde) transmiten seriedad y profesionalismo.
  • Tipografías: Las herramientas informáticas actuales, te permiten elegir entre miles de tipos de letras. Esto es bueno, siempre y cuando elijas letras que sean claras, y se lean a distancia y simple vista. Evita el uso de letras que simulan la escritura manual, ya que no le aportan claridad al diseño, o utilízalas para una o dos palabras que vayan a estar en un tamaño bien grande.

Ubicación de los componentes del cartel.

Las personas normalmente leemos los textos desde arriba a la izquierda, hasta abajo a la derecha, aunque esto puede cambiarse con el diseño es mejor intentar no forzarlo, por ejemplo que se comience a leer desde abajo. Así que crea un punto de atención y haz fluir la información hacia abajo y la derecha. Algo muy importante además son los espacios vacíos que rodean textos e imágenes. Mientras más grandes sean estos, más fácil será leer el texto o transmitir un concepto con una imagen.

El tamaño que van a tener los objetos y textos del proyecto es uno de los aspectos más relevantes, aunque los programas permiten realizar esto de forma práctica, como consejo no está de más que realices un borrador a mano en tamaño real con la distribución y con base a esas medidas que arrojen diseñarlo en el ordenador.

Bueno hasta aquí hablamos de premisas, concepto e instrucciones, pero te preguntarás ¿Cómo llevo esto a la realidad? ¿Cómo lo hago?. Hay muchos paquetes de software que puedes obtener si buscas en la red, para realizar carteles.
Manos a la obra con el diseño.

Las opciones básicas son:
  • Utilizar un paquete profesional de publishing como Adobe, Corel Draw o MS Publisher. La flexibilidad que te dan es máxima ya que puedes disponer de un formato predefinido y personalizar o comenzar con un formato único desde el principio para una personalización completa del cartel, desde el fondo hasta los detalles. A continuación te dejamos algunos enlaces en donde podrás conseguir información: GigPosters.com anti.war.us miniaturegigantic.com poster.com.
  • Utilizar una aplicación gratuita de publishing, de las que hay muchas, entre ellas mencionamos unas cuantas. Proposter es uno de ellos, a mí me va muy bien. Es un producto de un nivel intermedio en cuanto a complejidad, y puedes incorporar imágenes de diversas fuentes como cámaras, o scanners. Otro que puede servirte, es Publish-it, que es un programa sencillo, con muchas posibilidades de edición de texto y gráficos.
  • Utilizando software online como el de Tablón de anuncios. En Tablón de anuncios, lo único que necesitas es introducir tus textos, subir una imagen e imprimir el resultado. La flexibilidad es mínima pero como verás es muy fácil conseguir resultados rápidos.

Fuente: http://www.nuevozorita.com/blog/consejos-para-hacer-un-cartel-publicitario.htm