La revolución del packaging y los tapones

IMAGENIMAGENIMAGENIMAGENIMAGENIMAGEN
 
Cuando pensabas que ya nada te podía sorprender en materia de packaging y sistemas de cierre para los vinos, aparecieron los tapones de vidrio y revolucionarios envases de cartón y plástico que prometen convertirse en moneda corriente en un futuro no muy lejano.




Es sabido que el mundo del vino está viviendo en los últimos años transformaciones en todos los niveles que pondrían los pelos de punta a muchos enólogos y productores que ya no habitan este planeta. La irrupción de los vinos del Nuevo Mundo y la adaptación que tuvo que hacer el Viejo Mundo para amortiguar el embate en los mercados de productos más modernos, dinámicos y fáciles de tomar, hace que hoy tengamos una enorme cantidad de estilos de vinos que provienen de diferentes rincones del planeta, algunos de los cuales hasta hace no muchos años, eran tierra de otros cultivos y actividades.


Toda esta transformación se ve reflejada también en el packaging y los sistemas de cierres de las botellas, lo que llevó a la aparición de elementos impensados hasta el día de hoy como los tapones sintéticos y las tapas a rosca para sellar las botellas, o los vinos en caja, los vinos en lata, el bag in box u otros sistemas para envasar el vino. La estética de las etiquetas y los nombres de los vinos fueron otros elementos que evidenciaron impresionantes transformaciones, donde no faltan los motivos minimalistas y productos con los nombres más insólitos que uno se pueda imaginar.
Llega un punto en que estas innovaciones en materia de packaging y sistemas de cerrar las botellas parecen no tener límite, ya que uno no termina de asimilar los cambios tecnológicos y las distintas formas de envasado o sellado de las botellas, que nuevas tecnologías y desarrollos son lanzados e implementados. Y esto no sólo es exclusividad de los vinos económicos, sino que también en productos de muy alta calidad están siendo aplicados.


Recientemente, un importante productor italiano que utiliza prácticas biodinámicas de la zona del Alto Adige y que posee también fincas en la Maremma y Montalcino, acaba de anunciar que comenzará a utilizar tapones de vidrio elaborados en Alemania en todos sus productos. Se trata de Rainer Loacker, propietario de Loacker Schwarhof, que se decidió por este innovador sistema de cierre desarrollado por ALCOA , una empresa fabricante de aluminio, cuya división ALCOA CSI (Closure Systems Internacional) se especializa en la fabricación de tapas para la industria de las bebidas masivas y otros tipos de cierres. Este revolucionario tapón totalmente reciclable consiste en una estructura de vidrio con una arandela de goma tipo o-ring que se ajusta de manera hermética al cuello de la botella y que permite retaparla de manera segura una vez abierta. El sistema ya está disponible en toda Europa con el nombre Vino-Lok , y en los Estados Unidos acaba de ser desarrollado por la filial de ese país bajo el nombre VinTegra, el cual por tratarse de un producto totalmente estéril constituye una manera más de prevenir las contaminaciones del vino a causa del TCA, una enfermedad que transmiten los corchos naturales y que tantos dolores de cabeza produce a la industria vitivinícola mundial. El sistema de cierre viene provisto además de una cápsula de aluminio que recubre al tapón de vidrio y que viste a la botella externamente. Además, los tapones también se elaboran en una versión más económica de acrílico, y son muy adecuados para ser utilizados en productos Premium y súper Premium.


El otro ámbito donde seguramente veremos en los próximos años la aparición de las más innovadoras propuestas es en el packaging y sistemas de envasado del vino. Envases como el Tetra Brick, que cumplió 23 años desde que se lanzara en nuestro país allá por los ’80, ya son moneda corriente en los vinos comunes y de mesa. Sin embargo, otro tipo de contenedores de cartón y plástico desarrollados por Tetra Pack de nombre Prisma, que hasta hace poco estaban destinados exclusivamente a la industria lechera y de los jugos de fruta, están ganando terreno dentro de la industria vitivinícola y prometen en convertirse en una alternativa más a la hora de decidir el envase.
Una de las principales razones.